Pepa a Loba

Una leyenda de las Rías Baixas

Leyenda, tradición y realidad se entremezclan y confunden en la figura de esta legendaria bandolera gallega.

La vida de Pepa es probablemente el relato más apasionante sobre bandolerismo, construido y conservado en su mayor parte por distintas historias rescatadas de la tradición oral.

Estas narraciones que cuentan sus andanzas destacan por una intensa actividad asaltando casas y caminos en la Galicia del siglo XIX.

Pepa era gallega, aunque no se sabe con certeza su lugar de nacimiento. Mientras algunos dicen que nació en la provincia de Lugo, otros, la versión más conocida, apunta a dos ubicaciones probables, ambas en Pontevedra: la parroquia de Couso y la de Amoedo.

Su madre, conocida como “La Falucha”, la quería y mimaba, compartiendo lo que tenía, que era muy poco. Se desconocía quién era el padre, aunque el pueblo pensaba que era hija del hermano del tendero.

Cuando aún era una niña comenzó a trabajar cuidando las ovejas de su tía Dorinda, convirtiéndose en pastora a los 12 años.

En esta edad inicia la leyenda, cuando en una ocasión mientras cuidaba su rebaño de ovejas, estas fueron atacadas por un lobo, pero Pepa con ayudada de su perro “Lueiro” defendió el rebaño y dio muerte al lobo.

Fue en esta etapa de su vida cuando se ganó el sobrenombre de “Pepa a Loba”.

Cuando llega su juventud su madre La Falucha fallece y su tía Dorinda pasa a hacerse cargo de ella. Esta la obliga a mendigar por ferias, trabajar en el campo y cuidar de los rebaños, hasta que decide mandarla a vivir con el tendero del pueblo, con la intención de convertirla en su “querida” y así poder sacar algún “favor” económico.

Pero el tendero, no solo le coge cariño y la adopta como hija sino que  también hace testamento a favor de Pepa, nombrándola su única heredera.

Pero se produce un hecho que cambiará toda la vida de Pepa…

Al poco tiempo, el tendero  aparece asesinado con un cuchillo de cocina clavado en el pecho, y Pepa es condenada a cadena perpetua.

El pueblo sin embargo sospechaba que el crimen lo había cometido el hermano del tendero para apropiarse de sus bienes, al que también consideraban el padre de Pepa.

Después de un juicio amañado, Pepa es condenada e ingresa en la cárcel de Pontevedra donde permanecerá durante algún tiempo. En la prisión aprovecha la visita del capellán de la cárcel para golpearlo y huir vestida con su habito.

Con una pistola y su perro, Lueiro, va en busca del hermano del tendero. Allí lo amenaza y hace que su perro lo mate. Ésta sería la primera acción de Pepa a Loba.

Tras vengarse, se instala en el monte, donde forma un grupo de bandoleros más conocidos  como la “Cuadrilla de Pepa a Loba”, con los que realizará numerosos asaltos y robos.

La provincia de Pontevedra es, principalmente, su escenario de actuación pero también realizó asaltos en otras provincias gallegas.

Con su cuadrilla de bandoleros asaltaban a caminantes de clase alta, curas, caciques, y también los pazos, casas fuertes y rectorales (casas de los curas).

Los ricos la odiaban y temían, sin embargo suscitaba simpatía y admiración entre la mayoría de los campesinos gallego que se sentían identificados, en cierta manera, con ese espíritu anárquico y esa vida azotada por la miseria, la injusticia y la crueldad.

Y así comienza a forjarse una leyenda, que aún se sigue trasmitiendo en muchos de los lugares donde la famosa bandolera frecuentaba.

No está muy claro cómo termina su historia, pero la versión más extendida es que muere en la prisión de A Coruña. Aunque hay quien apunta a que murió en uno de sus asaltos a un rectoral cuando le arrojan aceite hirviendo.

Existe muy poca documentación sobre su vida, además de los relatos, pero si existe una referencia real escrita que habla de la existencia de Pepa a Loba.

Se trata de una mención de la escritora y penalista, Concepción Arenal, recogida después de su visita a la cárcel de A Coruña, donde se encuentra con Pepa.

Por otra parte existen testimonios populares que apuntarían a la existencia de una casa suya en A Terra Chá (comarca de Lugo) y que antes de estar presa en Coruña pasó por la cárcel de Mondoñedo.

0

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies